La fotos de Luis Castilla para Material Inflamable en SusyQ nº 42

La fotos de Luis Castilla para Material Inflamable en SusyQ nº 42

UNA OBRA DENTRO DE OTRA,EL SOLO MATERIALINFLAMABLEDE GUILLERMOWEICKERT, ESTRENADO LA PASADA TEMPORADA , REQUERÍA LA REALIZACIÓN DE UN VÍDEO QUE EL ARTISTA SE PLANTEÓ COMO UN HOMENAJE A LOS INTÉRPRETES QUE LE HAN ACOMPAÑADO EN SU TRAYECTORIA Y TAMBIÉN COMO UN HOMENAJE A SÍ MISMO, EN EL QUE LE APETECÍA REMOVER LAS SENSACIONES QUE EN UN PASADO LEJANO LE PRODUJO EL TEATRO, CUANDO AÚN NO HABÍA PISADO UN ESCENARIO. HIZO EL VÍDEO Y EN ALIANZA CON EL FOTÓGRAFO LUIS CASTILLA, EL REGISTRO DE ESE IRREPETIBLE MOMENTO EN EL SEVILLANO TEATRO LOPE DE VEGA QUE HOY OFRECEMOS EN PRIMERA PERSONA, WEICKERT NOS RELATA ESA AVENTURA.

Hay una escena de la película I Vitelloni que se ha quedado fijada en mi memoria a lo largo de los muchos años que han transcurrido desde que la vi. Quizás ya, amarilleada y deteriorada por el tiempo y manchada por la subjetividad del recuerdo, ni siquiera se parece mucho a aquella que rodó Fellini. Pero en mi cabeza hay una troupe de revista musical que recorre los teatros de provincias con su actor cantarín y sus mujeres ligeras de ropa y adornadas con plumas de colores que más que bailar se pasean sonrientes por el escenario regalando besos y poses sensuales y llenando de ilusión y deseo los ojos maravillados de un auditorio que por unas horas se deja encandilar con el espectáculo y decide olvidar todo lo que sea triste o gris.

Cuando hace dos años comencé en La Caldera de Barcelona el proceso de creación de MATERIALINFLAMABLE, una de las cuestiones que flotaba en el estudio era el de la dificultad de ejercer de coreógrafo sin unos bailarines a los que dirigir, la esquizofrenia de ser a la vez coreógrafo e intérprete. Y todo el proceso estuvo envuelto en una entrañable nostalgia de todos aquellos intérpretes que me han acompañado y ayudado a lo largo de mi trayectoria.

Desde entonces me quedó claro que al final de esta creación les haría un regalo en forma de homenaje y me lo haría a mi mismo, encontrando una manera de que me acompañasen en este solo.  Para hacerlo, recurrí al trabajo del realizador Bernabé Bulnes y del director de fotografía Alejandro Espadero para la realización del vídeo que se proyecta durante el espectáculo. También a la prodigiosa mirada del fotógrafo Luis Castilla para que plasmara en imágenes la esencia de ese momento, como él solo sabe hacerlo.

Ellos fueron los testigos  privilegiados de la realización de un sueño: ocupar durante unas horas los rincones del magnífico Teatro Lope de Vega de Sevilla. El lugar donde comencé a ver artes escénicas de niño y que en mi imaginación representa la idea del teatro con mayúsculas: el de butaca roja, telón gigante y lámpara de araña donde absolutamente todo es posible.

Allí, gracias al espectacular trabajo de Alicia Hidalgo en el estilismo y de Pepe Conde en la peluquería y el maquillaje, un grupo de bailarinas transformadas en personajes de otra época, asaltaron y se adueñaron de los camerinos, de los pasillos, de los palcos…, recreando una época en la que los teatros eran un lugar más vivo, más casa, más refugio de los artistas y del público.

Ante la mirada atónita de las limpiadoras y los técnicos que no podían evitar dejarse llevar por la sensación de estar viajando en el tiempo, el Lope de Vega se llenó ese día de plumas, strass y lentejuelas creando una atmósfera de fascinada admiración por el mundo del espectáculo.

La cámara de Luis Castilla ha captado la belleza de ese momento de emoción explosiva y a la vez de ternura y fragilidad, en unas fotografías maravillosas que para mí reflejan una absoluta admiración por el mundo del teatro y su gente.

Al verlas pienso en la increíble intensidad de esta profesión pero también en lo tremendamente expuesta y arriesgada que resulta y no puedo dejar de conectarme con un sentimiento de gratitud y respeto por los artistas que la componen.

Luis ha sabido traducir a fotografía la idea que en mi imaginación de niño ilustraba  la vida entre bambalinas, bajo la luz de los focos, entre los pasillos de los camerinos… Todo un sincero homenaje que queremos compartir con vosotros.

Guillermo Weickert

Fotografía: Luis Castilla

Intérpretes: Isabel Vázquez, María Cabeza de Vaca, Raquel Madrid, Lucía Vázquez, Maria José Villar, Laura Morales, Jose Mª Sánchez Rey.

Maquillaje y peluquería.- Pepe Conde

Estilismo.- Alicia Hidalgo (Direct Channel Noche)

Producción.- Toni Hurtado y Lourdes García (El Mandaito)

Gracias al Teatro Lope de Vega de Sevilla y a todo su personal y equipo técnico.