Serafín Mesa : relatoría a partir del Taller de Guillermo Weickert

Serafín Mesa : relatoría a partir del Taller de Guillermo Weickert

Siempre insisto en los cursos y talleres en la importancia de generar relatos a partir del movimiento y la danza, traduciéndolo  a otros lenguajes, exportándolos a otras disciplinas, para crear conexiones con otras áreas de nuestro pensamiento, activar el imaginario, potenciar y multiplicar el impacto de nuestro trabajo en nuestro imaginario y la creatividad.

Encontrar ejemplos como el de Serafín Mesa, quien a partir del taller que compartimos en Date Danza Granada, genera textos y dibujos tan interesantes como estos, es un chute de inspiración y motivo de alegría. Os dejo con sus palabras confiando en que nos animen a todos a construir nuestras propios relatos. Aprovecho yo mismo la ocasión para retomar el cuaderno de trabajo de este blog que últimamente tenía muy descuidado.

Gracias, Serafín, un lujo recibir tu devolución!

En Churriana con Weickert
Taller con Guillermo Weickert

Nave Cia. Da.Te danza. Granada. 20-21/06/2015

Granada es una ciudad situada en la periferia, lejos del centro del país. Se puede decir que es una capital de provincia de interior pero con costa y con tanta historia que a veces parece nublar su actualidad. Lejos del centro de Granada a dos buses urbanos y otro más interurbano ocurren cosas que conmueven su presente. Sábado 20 de Junio llego tarde, confundo la rotonda de acceso a Armilla con la de Churriana de la Vega. Ambos municipios guardan la misma relación entre sus rotondas de acceso y sus polígonos industriales. Apearse del bus y tirar hacia la derecha, en Armilla para llegar al dojo de artes marciales a practicar Muay Thai, en Churriana de la Vega para asistir al taller intensivo de Guillermo Weickert en el espacio de producción y ensayo de la compañía Da.Te danza.

En los polígonos industriales de estos pueblos aledaños a mi ciudad natal, Granada, aún se celebran eventos culturales interesantes para mi formación. Al repetir la historia uno de sus ciclos parece que se redujeran las visiones culturales. Expulsadas de la capital por un historicismo cateto y yermo. Mudéjares, bandoleros, luchadores asiáticos y profesionales de la danza contemporánea hacen la guerra de conservar su diferencia desde las afueras. Aquí los alquileres de espacios amplios son más baratos.

Cabreado y tarde comienzo el taller de Guillermo. Cuando se me pasa el mosqueo caigo en el parecido entre rotondas y por casualidad las comparo. Si en Armilla entrenaba disciplinas orientales de lucha en Churriana con Weickert ejercitamos prácticas[1] japonesas como Yuki[2] o Katsugen. “La separación es una ilusión” llevo toda la semana repitiendo a amistades de Zaragoza, Valencia y Granada. Toda la semana viajando en el reencuentro con ellas. Yuki y Katsugen son palabras que no significan nada para nosotros. Guillermo las explica después de compartirlas a través del cuerpo. Simplificando mucho  Katsugen “movimiento espontáneo” y yuki significa “energía grata – corregido por Guillermo en la primera versión escribí movimiento agradable - (…) tocar de modo que la mano encuentre un lugar cómodo en la anatomía ajena (…) dando soporte, sin prisa ni intención mística sanadora.” Repetimos yuki al principio y al final de cada actividad intensa.

Comenzamos por el tendón de aquiles, durante más de diez minutos practicamos movimiento espontáneo de espalda (katsugen). Tras esto tumbado en el suelo Luisa tiende sus manos (yuki) en mi espalda. Los primeros segundos de contacto me producen una sensación mentolada, como la pomada de plantas de arnica, debe de ser la diferencia de temperaturas entre los dos. De vuelta a la actividad intensa a través de este contacto y recorremos cinco tipos de movimientos posibles con la espalda. Curvamos nuestra espina dorsal en basculación frontal, lateral, ascendentes, en espiral y tumbados en el suelo rotamos la columna en su eje longitudinal.

Como en cromaterapia cada movimiento potencia una función fisiológica. Guillermo nos explica que esta asociación entre movimiento y efectos es mental “La mente es la gran justificadora” explica. Entiendo que entretener la mente permite un movimiento más autónomo, disimulado la autoría de la voluntad y así más espontáneo. Pensar en los efectos de un movimiento también es un modo de unir cuerpo-mente sin coaccionarlos.

Weickert prefiere movilizar a verbalizar. Aún así detiene la clase, explica y nosotros también compartimos cómo lo vivimos, en ese momento nuestro cuerpo descansa. Para retomar la actividad del cuerpo Guillermo propone la palabra ‘sobreactuar’. Ejercicios derivados de técnicas actorales que nos levantan del suelo por puro histrionismo. Jugar a adivinar películas, preguntar ¿Cómo te sientes? sin voz y con las posibilidades del cuerpo en movimiento a máximo volumen. Conservar y reducir esta pregunta al mínimo volumen, intentar reducir aún más y “llevarlo a la actitud de un fantasma.”

Atender al movimiento puede servir de motor. Weickert nos ayuda a diferenciar atención  de concentración. Un exceso de concentración puede frenar el movimiento espontáneo. “Ir más rápido que el movimiento” también nos desconecta. “Esta precipitación es construir formas sin que el cuerpo llegue a habitarlas[3].” El cuerpo llega cuando está en el movimiento. En estas frases ‘llegar’ y ‘estar’ significan desde la vivencia interna, los accesos externos a estas nuevas acepciones se han producido a través del contacto. Unas manos en búsqueda con la atención puesta en el placer, sin la rigidez del exceso de atención y sin contagiarnos por la dinámica de un velocidad creciente. Entonces, por poco que sea, moverse así se parece mucho a bailar.

El domingo 21, separados en dos mitades, una mitad observa, como público en funciones. La otra mitad integra todas las instrucciones experimentadas en el taller en un único recorrido. Frase mínima, desplazarse dibujando ochos por el suelo en la trayectoria, frase coreográfica, encuentros-contactos de manos para inducir movimiento. Acabado el ejercicio entiendo que he confundido la necesidad espontánea con el contagio y la copia. Es el turno de la otra mitad del grupo.

Unos pocos momentos observando y comienzo a elaborar mi lectura narrativa. No ha tenido mucho efecto acabar de ejecutar desde el rigor por la limpieza atenta las mismas instrucciones. En un ejercicio de unir con flechas cada instrucción revela un simbolismo, veremos que endogámico. Los vacíos previo a la ‘frase mínima’ equivalen a la página en blanco previa a la creación. Los primeros bocetos, acertados y torpes coinciden con el inicio de ‘dibujar ochos con la trayectoria del desplazamiento’. Buscar los momentos para encadenar la ‘frase coreográfica’ y ‘encontrar contactos entre manos’ de bailantes es conquistar la certeza que germina esta profesión. Así el conjunto de todo el cuadro cobra sentido. La nave de polígono de extrarradio se transmuta en todas las preguntas y los momentos que dan posibles respuestas. Todos los cuerpos de la otra mitad del grupo me resultan habitantes cotidianos de mi interior. Sus anatomías en movimiento encarnan un parecido razonable con mis ideas. Mis ideas revelan la estructura de su danza, el limbo por hallar la razón de ser bailadas. En ese momento me digo “No llores sensiblón.”

(parece como si mi lectura de la práctica integradora de todas las instrucciones del taller sea una suerte de metodología de entrenamiento para la creatividad)

 


[1]   Anoté “practicamos técnicas japonesas”, Guillermo me sugiere, eliminar técnica de esta expresión. Diferenciar entre práctica y técnica es un objetivo extenso, aquí queda expresado en la lectura entre líneas y notas al pié.

[2]   http://www.seitai-cvp.com/yuki/

[3]   Gema Gisbert en sus clases regulares en Espai de Dansa Botanic. Habitar el movimiento, para significar la sensación interna de olvidar una forma y tiempo ajenos o autoimpuestos. Habitar es opuesto a exigir.

[4]   La 2ª figura muestra la ampliación en la escala de la zona que inicia o inaugura una nueva acción, la mano derecha.

 

Serafín Mesa · 680236978 · seramesa@gmail.com
http://cargocollective.com/serafinmesa/index