Dos aproximaciones a la idea de cultura y creatividad exponencial: Juan Luis Matilla

Dos aproximaciones a la idea de cultura y creatividad exponencial: Juan Luis Matilla

Este año, la residencia de pensamiento y acción de la Asociación de Profesionales de Andalucía PAD, la PENCCA In Da Box  tiene como tema la creatividad y la cultura exponencial.

Conscientes de la necesidad de crear un contexto y arrojar información general para que tanto los participantes e invitados como aquellos que decidan seguir el encuentro a través de las redes puedan crear un marco común desde el cual establecer el diálogo, les pedimos a dos creadores de nuestro equipo PENCCA que compartieran sus pensamientos , ideas y averiguaciones sobre estos conceptos.

Os dejamos con el trabajo del primero de ellos, Juan Luis Matilla, director artístico y coreógrafo de MOPA y referente de la danza contemporánea en Andalucía. Esperamos que os resulte inspirador y estimulante y nos encantaría recibir vuestros feedbacks , comentarios y , por qué no, vuestras propias aproximaciones .

PENCCA In Da BOX

Singularidad Expandida Cultura Creatividad y Cuerpo

Juan Luis Matilla

La singularidad o singularidad tecnológica se refiere a un hipotético momento en el que el desarrollo de la inteligencia artificial provocaría un cambio profundo en la sociedad. Para que esto fuera posible sería necesario que la inteligencia artificial fuera superior a la humana. Se calcula que esto suceda será en un par de décadas. La palabra singularidad se toma prestada del ámbito de la física (una región espacio-temporal en la que no es posible determinar magnitudes físicas vinculadas a los campos gravitatorios, las reglas de la física dejan de ser válidas y la divergencia de valores infinitos hace imposible definir una función) y la razón es porque cuando se alcance dicha singularidad ningún ser humano anterior a dicho acontecimiento podrá comprenderlo o definirlo.

————————

Singularidad tecnológica: https://es.wikipedia.org/wiki/Singularidad_tecnol%C3%B3gica.

Ejemplo de la medicina: tras el descubrimiento de la secuencia del genoma se produce un avance de manera exponencial

Universidad de la Singularidadhttps://es.wikipedia.org/wiki/Universidad_de_la_Singularidad.

Educación expandida: https://es.wikipedia.org/wiki/Educaci%C3%B3n_expandida.

Economía expandida: https://es.wikipedia.org/wiki/Reproducci%C3%B3n_(econom%C3%ADa).

Economía exponencial: https://ca.wikipedia.org/wiki/Economia_exponencial.

Primeras aproximaciones a una definición de Cultura y Creatividad dentro de estos conceptos de singularidad, expansión y exponencialidad, prestando atención a el lugar en el que se sitúa el cuerpo y la danza.

Singularidad Cultural: momento venidero en la historia en el que se llega a una circunstancia cultural que no es explicable dentro de los parámetros del arte y la cultura previos a ese momento.

Es posible que haya quien defienda que esta singularidad ya se haya alcanzado en el momento en que se sentencia la muerte de la historia y la muerte del arte, después de la muerte de Dios, claro.

También podemos encontrar quien nos diga que en la cultura y el arte encontramos muchas singularidades, incluso que son cíclicas, que son aquellos momentos paradigmáticos en los que el viento cambia de dirección ante un descubrimiento técnico o creativo, ya sean personas concretas o generaciones que hacen que el viento de las inquietudes soplen en direcciones distintas a las que venían haciéndolo.

En cualquier caso, la pregunta de qué sucederá cuando la tecnología alcance y supere a la inteligencia humana no es descriptible por la misma definición de singularidad ni podemos prever qué consecuencias tendrá. Seguramente supondrá un vuelco tan brusco como lo fue la invención de la imprenta o la aparición de la cultura libre a raíz de internet. Tampoco es comparable a ningún cambio de paradigma anterior, ya que este supondría que las máquinas pensarían por nosotros.

Singularidad Creativa: Siempre está la tentación de defender que cada acto creativo, en tanto que tal, es una singularidad. Podemos argumentar en contra que la creación es derivable de su contexto cultural y social, que no es tan singular, y además es necesario que sea así para poder experimentar su viveza, diferencia y novedad frente a lo ya hecho. Sin duda hay singularidades mucho más singulares que otras, aquellas que suponen un cambio de paradigma y la que nos hace que decidamos emprender el camino de lo “moderno”, lo que se lleva. Otra posible manera abordar la singularidad creativa son la aparición de nuevos géneros artísticos, como fue el caso del cine, por ejemplo, que suponen un vuelco en la manera de entender el arte y repercuten de manera seria en sus hermanas y primas.

¿En qué medida puede afectar la singularidad (tecnológica) a la creación, al acto creativo? ¿La inteligencia tecnológica será también emocional cuando llegue a la singularidad? ¿Soñarán los androides con ovejas eléctricas? La definición misma de singularidad nos niega la posibilidad de imaginarlo. Es posible que bastase con imaginar las cosas para que un robot las desarrollase dentro de los principios y conceptos que nos planteamos en el nacimiento de un proyecto. Igual nos lleva a la emergencia de un nuevo género artístico que suponga un cambio radical en nuestra manera de entender el arte.

Cultura Expandida: Seguramente esta definición es la más sencilla, ya que se puede derivar de la Educación Expandida. Podríamos decir que la la cultura expandida es aquella que se sirve no solo de los medios tradicionales (bibliotecas, museos, teatros…) para ofrecerse al espectador/consumidor, sino que incluso se nutre de internet y los nuevos medios digitales para seguir creciendo y expandiéndose: podemos seguir aprendiendo de manera autónoma. Esto también ha supuesto una exponencialidad cultural, no solo por el crecimiento exponencial de los contenidos en la red, sino por el crecimiento también exponencial también a raíz de la posibilidad de aprender de manera autónoma.

Creatividad Expandida: La creatividad expandida la podemos ver en dos direcciones. Una se deriva de la Cultura Expandida, donde la facilidad del acceso a la cultura provoca un crecimiento exponencial de las referencias y la posibilidad de trabajar sobre ellas, ya que están a la distancia de un click. La otra dirección es la de volcar la documentación de la creación y sus fuentes a la red, para que sean también absorbidos por otros creadores en busca de referencias, o para provocar el deseo de verlas en directo o adquirirla en un formato físico. El hecho de que se vuelvan a volcar contenidos contribuye a su vez a que aumenten las fuentes posibles y contribuya al crecimiento exponencial de la creación, con lo que ambas direcciones se encuentran al final del camino.

————————

Cultura Exponencial: De la misma manera que la cadena del genoma humano ha supuesto un crecimiento exponencial en la medicina, las nuevas tecnologías, y en especial internet, han supuesto un crecimiento exponencial de la cultura. Esto es debido la posibilidad de autoeditarse, en el caso de la música y la literatura, o auto distribuirse en el caso del cine y el vídeo, por ejemplo. Esto es consecuencia de la cultura expandida.

En el caso de las artes escénicas lo que crece es la documentación, ya que en sí el formato vídeo no es el natural e estas artes, a no ser que trabaje con este medio como objeto de representación.

Creatividad Exponencial: Un ejemplo que podemos tomar para acercarnos a la creatividad exponencial es de la programación con Arduino y la comunidad que lo maneja. El código fuente del Arduino es abierto y por lo tanto es accesible a cualquier persona con acceso a internet, con la peculiaridad de que sus componentes son bastante baratos. Las dinámicas de esta comunidad hace que crezca de manera exponencial, ya que al compartir los códigos de programación no es necesario escribir un nuevo código de cero sino que puedes seguir escribiendo sobre un código ya hecho. De esta manera prácticamente cualquier cosa que te imagines ya está hecha o está a dos pasos de terminarse tal y como te la imaginabas.

¿Qué lugar ocupa la danza y en concreto el cuerpo alrededor de estos conceptos?

El cuerpo expandido podría entenderse como un selfie cada vez más recurrente, expandimos nuestra imagen pre-diseñada (o no) y nuestros quehaceres de manera contínua. Algo así como un work in progress permanente, del trabajo no presentado o de las presentaciones del mismo. La relación y la tensión entre sorpresa y expectación cambia, cuando llega el momento de ver el trabajo a unos metros de distancia lo reconocemos pero cambia, algo así como la diferencia entre la música grabada y en directo, conocemos y bailamos las canciones, incluso las cantamos, amplificando la presión del sonido (de la presencia física, en el caso del cuerpo) con el placer de reconocer las cosas.

El cuerpo exponencial o la danza exponencial. La literatura y la música son un ejemplo muy claro del crecimiento exponencial a raíz de la expansión digital. Ha cambiado completamente, ya sea porque los autores comparten de manera gratuita para darse a conocer y crear mercado o por copyright criminals que defienden el acceso libre a la cultura por encima de la voluntad del autor (comulgo con ello), la cantidad de música y libros a los que tenemos acceso hacen que conocer o no sea una cuestión de voluntad. El número de piezas escénicas compartidas con autorización o no del autor crece, y hoy día podríamos ver millares entre clásicos y nuevas creaciones. Sin embargo hay una diferencia seria. Así como en el caso de la literatura podríamos acceder a leer en una pantalla anhelando el papel, o en la música podemos defender que los formatos físicos (vinilo o casette) tienen una profundidad que formatos como el mp3 no alcanza y otros más pesados como el WAV no terminan de alcanzarlos, si es cierto que están pensados para consumirse en la intimidad de nuestra casa o para ser reproducidos o leídos tal cual están grabados o escritos. Lo mismo ocurre con el cine; es cierto que nunca será lo mismo la sensación de ir al cine, pero el objeto es el mismo, y un proyector y un buen equipo de música puede salvar esta distancia.

Sin embargo, en las artes escénicas no podemos decir que hayamos visto la pieza. A lo sumo la documentación de una representación de la misma. La película de Pina Bausch en 3D puede tener un valor emotivo y quizás sea un claro ejemplo de que cualquier cosa que se grabe en 3D, efectivamente se ve en 3D. Compañías como DV8 y Última Vez hacen versiones de sus obras en formato cine o vídeo, pero si les preguntásemos seguro que responderían que están muy lejos de sustituir a las piezas escénicas.

Lugar que ocuparía el cuerpo en la singularidad.