A pedir de boca

En el 2005 el Teatro Pradillo en colaboración con los Veranos de la Villa de Madrid, abalados por el éxito de crítica y público de anteriores ediciones, decidieron retomar una vez más el formato “A Pedir de Boca”, que fusiona la danza con los placeres gastronómicos ofreciendo un suculento menú compuesto por coreografías inspiradas en recetas de cocina y la degustación posterior de dicho plato. Para ello, el teatro se transforma en un peculiar restaurante, las mesas y los comensales comparten el escenario con jóvenes coreógrafos que, respondiendo a la invitación de Laura Kumin, proponen un trabajo escénico cuyo motivo de inspiración son las artes culinarias.

Guillermo Weickert recibe el encargo de crear el segundo plato. A partir de la receta cordobesa del cordero a la miel, crea y coreografía una divertida y luminosa pieza que junto a la bailarina Inmaculada Corral, el mismo interpreta. El humor, la sugerencia y una cuidada dramaturgia de olores, colores y texturas componen “Ternera a la Miel”. Numerosos espectadores pudieron disfrutar a lo largo de las cerca de treinta representaciones de “A Pedir de boca 2005” de este atípico espectáculo.